Toro en su rodeo y torazo en su rodeo

Luis Monti
Luis “Doble Ancho” Monti, quién jugando para la selección argentina en el Campeonato de Fútbol del ´30, recibió amenazas de muerte y el miedo le impidió jugar como un hombre. Cuatro años más tarde, se recibió de “duro de la película”, al sentirse local y protegido.

Además Monti fue el primero de los cuatro jugadores que vistieron las camisetas de dos seleccionados durante la historia de la Copa del Mundo, con la particularidad de que Monti fue el único que llegó defendiendo ambas selecciones a sendas finales del mundo.

Años más tarde Luis Monti recordaría: “Mi destino es incomprensible, en Uruguay me querían matar si ganaba, en Italia si no lo hacía… Nos anunciaron que, por decisión del Duce, podíamos pedir lo que se nos ocurriera, si ganábamos esa final. Dinero, mujeres, casas, autos, el placer que se nos antojara. Éramos los seres humanos privilegiados de Italia… Después todo iba a cambiar… Recuerdo a Guaita, entonces mimado por los mismos dirigentes fascistas que tiempo después quisieron enviarlo a la guerra de Abisiña… El tuvo que huir de Italia porque jugaba en la Roma, el club rival del Lazio, el preferido de Mussolini. Para debilitar al Roma, los capos fascistas decidieron de la noche a la mañana mandar al frente a todos los jugadores. Guaita, que como yo, Orsi y Demaría, le habían servido a Italia para ser campeón del mundo, tuvo que huir para salvarse. Con Scopelli llegaron a la frontera con Francia y desaparecieron…“.

Deja un comentario