Sobre democracias y dictaduras

Maradona le muestra la copa a Alfonsín
Uno de los mejores delanteros de aquél torneo, el argentino Jorge Valdano, recuerda: “ Cuando volvimos a Buenos Aires después de ganar el Mundial de México ´86, una de las frases más escuchadas era: “Salimos campeones del Mundo… pero en democracia”. A través de los resultados de la Selección, la gente canaliza diferentes sentimientos populares. Aquel día celebraba el poder festejar un título sin el remordimiento, ya, de hacerlo bajo una dictadura. Porque sin partidos políticos confiables, sin sindicatos representativos, sin organizaciones intermedias desarrolladas, es lógico que el pueblo argentino utilice el fútbol para manifestarse ”.

Alfonsía agarra la copa
Luego de ganar la Copa del Mundo por segunda vez, la selección argentina retornó a su país para celebrar el logro, y hasta el mismísimo presidente argentino, Raúl Ricardo Alfonsín, les cedió el balcón de la Casa Rosada para que festejaran los campeones, y de paso llenar la Plaza, con la democracia se come, se cura y también se sube a la victoria de la selección.

Jugadores argentinos en el balcón de la Casa Rosada festejando con la gente
Una colmada Plaza de Mayo recibe a los futbolistas

Deja un comentario