El circo y el pan de todos los gobiernos

Maradona y Bilardo en el balcón de la Casa de Gobierno ante una multitud
Luego de finalizar segundo en la Copa del Mundo del ´90, la selección argentina retornó a su país para celebrar el logro ¿?, y el presidente argentino, Carlos Saúl Menem, compartió el balcón de la Casa Rosada, ya que esa era la única posibilidad de llenar la Plaza de Mayo, con la democracia mas pan y circo, la diferencia sustancial entre ambos actos (el balcón del ´86 y el del ´90), fue que cuando Argentina fue campeón del Mundo en México, a la vuelta el presidente les dejó el balcón a los jugadores, entrenador y cuerpo técnico.

Recuerden que el circo había comenzado días antes de comenzado el torneo, cuando Menem había viajado a Italia para otorgarle a Maradona el título honorario de Embajador Deportivo del gobierno “para asuntos deportivos y difusión de la imagen argentina en el exterior”, según el decreto provincial número 912 del 11 de mayo del ´90, y ya que estaba, Carlos Saúl, aprovechó para quedarse a la inauguración del torneo, la cual culminó con una desastrosa derrota argentina. ¿Por qué le decían que era mufa?

Incluso, muchos reporteros recuerdan que antes del cotejo contra Camerún, un periodista que corrió en busca de la palabra del por entonces primer mandatario de la República Argentina, terminó con una fractura de pierna.

Deja un comentario